Editorial, Video

Actrices somos a lo mejor una vez al mes, pero gitanas somos toda la vida – Part 4

FOTO-BERNARDA-ALBA-2-WEB

Una casa para Bernarda Alba, una historia insólita de superación y aventuras narrada por sus propias protagonistas.

Ocho mujeres gitanas del barrio chabolista de El Vacie, en Sevilla, han saltado a la fama a raíz de la representación teatral de “La Casa de Bernarda Alba”, de Federico García Lorca. Sus vidas han cambiado, pero ¿Hasta qué punto lo han hecho? ¿Cómo es el recorrido entre la marginación y la popularidad?

El sevillano asentamiento chabolista de El Vacie es el más antiguo de España. En él viven más de novecientas personas. Cuando los responsables el grupo teatral Atalaya –que cuenta con el Premio Nacional de Teatro – iniciaron el proyecto ‘Teatro Imarginario’ para trabajar con diferentes sectores marginales de la sociedad, visitaron una por una todas las chabolas de El Vacie buscando las ocho mujeres que interpretasen la obra de Lorca.

Si ya ha sido un gran reto que esas mujeres sin experiencia diesen vida a los personajes lorquianos, el verdadero logro ha estado en superar las circunstancias personales de cada una, porque casi ninguna sabe leer ni escribir. ‘La gente me decía, tú está loca ¿cómo vas a hacer una obra de teatro con estas mujeres ágrafas? Y es mucho más emocionante,.. es como capturar un trozo de vida’, dice Pepa Gamboa, la directora de la obra.

Actrices somos a lo mejor una vez al mes, pero gitanas somos toda la vida

‘Una casa para Bernarda Alba’ hace el seguimiento del éxito incontestable que consiguieron, los premios y reconocimientos y las giras previstas. Pero el documental también recoge la situación contradictoria en la que viven esas ocho mujeres. ’No comemos del teatro, nuestra vida es la de siempre, comemos de la chatarra. Actrices somos a lo mejor una vez al mes, pero gitanas somos toda la vida’, dice Lole del Campo, que en la obra da vida a Martirio.

El papel de los hombres

También resulta interesante el papel de los maridos y padres de las actrices. Mientras Francisco, el padre de Isabel, valora positivamente el dinero que su hija lleva a la casa: “casi todo el dinero me lo da a mí y eso nos viene bien”.

Otros, como Manuel, el marido de Rocío, no está tan contento. ‘Mucho rollo, las mujeres están siete u ocho días de vacaciones y yo me tengo que quedar con los niños’, dice.

Después de viajar, volar por primera vez, conocer ciudades y gentes y asomarse a un mundo diferente, vuelven a sus vidas y sus chabolas, donde las necesidades siguen siendo las mismas. “La gente nos dice que hemos cambiado… y ha cambiado como la gente nos mira y nos trata….pero cuando nos vamos de gira, los maridos se quedan en las chabolas y cuando llueve tienen que sacar el agua a cubos”, explica Rocío Montero, la mujer que encarna a Bernarda Alba.

Standard

Palabra de Gitano is a documentary made by Cuatro Channel, a private TV Spanish Station. Below is a link of the programe itself, where you can watch the other chapers. The chapter above is nr 4. Hope you will all enjoy this great piece of work.

http://www.cuatro.com/palabra_de_gitano/programas_completos/15045/videos.html

Audio

Los campos de concentración Nazis al descubierto

http://www.ivoox.com/campos-concentracion-nazis-al-descubierto_md_1438143_1.mp3″

Los alemanes crearon una serie de instalaciones de detención para encarcelar y eliminar a los “enemigos del estado.” La mayoría de los prisioneros en los primeros campos de concentración era comunistas alemanes, socialistas, social demócratas, romas (gitanos), testigos de Jehová, homosexuales, clérigos cristianos, y personas acusadas de comportamiento “asocial” o anormal.

Después de la anexión de Austria en marzo de 1938, los nazis arrestaron judíos alemanes y austriacos y los encarcelaron en los campos de Dachau, Buchenwald, y Sachsenhausen, en Alemania. Después de los pogroms de Kristallnacht en noviembre de 1938, los nazis llevaron a cabo arrestos masivos de hombres judíos y los encarcelaron en campos por periodos breves.

Equipos especiales de las SS llamados “Unidades de la calavera” (Totenkopfverbände) vigilaban los campos, y competían unos con otros en crueldad. Durante la Segunda Guerra Mundial, médicos nazis hacían experimentos sobre los prisioneros de algunos campos. Bajo el impacto de la guerra, el sistema de campos nazis creció rápidamente. Después de la invasión alemana de Polonia en septiembre de 1939, los nazis abrieron campos de trabajos forzados donde miles de prisioneros murieron de agotamiento y hambre.

Después de la invasión alemana de la Unión Soviética en junio 1941, los nazis aumentaron el numero de campos de prisioneros de guerra. Algunos de los campos fueron construidos dentro de campos de concentración ya existentes, como en Auschwitz en la Polonia ocupada. El campo de Lublin, luego conocido como Majdanek, fue creado en el otoño de 1941 como un campo de prisioneros de guerra y fue convertido en campo de concentración en 1943. Miles de prisioneros de guerra soviéticos fueron fusilados o gaseados ahí.

Para facilitar la “Solución Final” (el genocidio de los judíos), los nazis abrieron campos de exterminio en Polonia. Chelmno, el primer campo de exterminio, abrió en diciembre de 1941. Ahí los judíos y romas fueron gaseados en camiones. En 1942, los nazis abrieron Belzec, Sobibor, y Treblinka para asesinar sistemáticamente a los judíos del Gobierno General (el territorio en el interior de la Polonia ocupada).

Los nazis construyeron cámaras de gas para aumentar la eficiencia del proceso y para hacerlo más impersonal para los verdugos. En Auschwitz, el campo de exterminio de Birkenau tenía cuatro cámaras de gas. Al culminar las deportaciones, hasta ocho mil judíos fueron gaseados cada día.

Los judíos en los territorios ocupados por los nazis eran a menudo primero deportados a campos provisionales, como Westerbork en Holanda, o Drancy en Francia. Los campos provisionales eran usualmente la ultima parada antes de un campo de exterminio.

Bajo la dirección de las SS, los alemanes mataron más de tres millones de judíos en los campos de exterminio de la Polonia ocupada.

Standard

Un documental que nos descubre la apasionante figura de Jacques Leonard, fotógrafo francés que recorrió mundo hasta encontrar su sitio en la Barcelona de los años 50, donde se casó con una gitana y vivió como uno más de la familia. Durante años realizó un retrato fotográfico directo, honesto y anónimo de un pueblo al que pocos prestaban atención más que para unas cuantas instantáneas de revista. Hoy una película dirigida por su nieto y una exposición en el archivo fotográfico de Barcelona sacan a relucir uno de esos secretos que da gusto desvelar. Uno que demuestra cómo la historia no solo se cuenta a través de los grandes personajes sino también a través de héroes anónimos como Jacques Leonard.

You can find more information or can follow the blog here http://jacquesleonard.wordpress.com

Jacques, Monsieur Leonard, El Payo Chac o El Loco eran la misma persona, cambiaba el nombre según le llamase su madre, sus colaboradores, los gitanos o sus hijos. Este poliédrico cineasta, escritor y fotógrafo francés dejó un legado: un archivo fotográfico que abarca toda su carrera y que su hijo Santiago guarda celosamente. Murió Leonard en el barrio barcelonés de La Mina cubierto por un velo de silencio, lejos de sus cámaras fotográficas y dejando grandes incógnitas, sobre su vida, sin responder. Sus hijos Santiago y Alex intentan recomponer ese intenso viaje vital del padre: ese artista francés ‘loco’ que aterrizó en Barcelona a principios de los 50 y logró introducirse y fotografiar a la comunidad gitana de la mano de su mujer, la gitana Rosario Amaya, aquella que lo enamoró perdidamente y con la que compartió su vida.

Ficha técnica

Director: Yago Leonard

Productores: Catalan Films & TV, Curt Ficcions Curt Produccions

Guionistas: Núria Villazán

Género: Documental

País: España

Duración: 52 min.

Año: 2011

Titulo Original: Jacques Leonard, el payo Chac