Editorial

Book – Mitad payo, mitad gitano by Jesús Ulled


Mitad payo, mitad gitano by Jesús UlledImage

Jacques Leonard

Leonard nació en 1909 en una familia francesa bien situada económicamente gracias a su trabajo y su esfuerzo. Su padre, Julien, era tratante de ganado; su madre, Emilienne, había logrado montar un próspero negocio como modista. La vida de Jacques transcurría tranquila, jugueteando y triscando en su casa, en las afueras de París.

Pero dos hechos cambiarían aquellos deliciosos días. Su padre, movilizado en la Gran Guerra, fue herido de gravedad. Y el propio Leonard, zascandileando un día por el desván en casa de sus abuelos dio con unas fotos que levantaban un halo de misterio en aquella apacible familia burguesa. Carromatos, guitarras, ropas extraños, y su padre entre ellos. Julien era un gitano. Y aquella noticia se convertiría ya para siempre en el eje de su vida hasta su muerte en Gerona en 1995.

De Jaén a Francia en mula

Primero fueron los extraños viajes de su padre cuando recobró la salud: recorrerse España de Jaén hasta el Pirineo y luego media Francia al frente de una retahíla de cientos de mulas y burros para el Ejército galo. Su encuentro entonces con unos grandes amigos de su padre, el clan de los Pacorros, gitanos de pro, expertos en todas las lides del mundo del caballo.

Amores adolescentes, una fuga de casa tras la pista de una gitanita de esos Pacorros, viajes, la vida de Jacques Leonard saltaba de página en página y vertiginosamente se vio metido en el mundo del cine, aún sin sonido, pero realmente genial, tan genial como lo fue uno de sus jefes: el director Abel Gance  el hombre que reinventó en la pantalla grande a Napoleon.

Portada del libro

Un matrimonio frustrado y otro salto en su vida, dejar el cine en el que se le mostraba un buen futuro para emprender otros trabajos y acabar en el Madrid de la posguerra, amigo de toreros como los Dominguín, de artistas y de grandes señoras, de una ciudad devastada por la guerra pero en la que los vencedores comían en Lhardy, en la que Jacques Leonard comenzó a colaborar con la Resistencia francesa.

Vuelta a sus raíces

Con el tiempo, Leonard se hizo fotógrafo, y se instaló en Barcelona, ciudad que le encantaba desde que la descubrió durante el rodaje de Maria de la O, y en la que llegaría a ser como reportero gráfico una de las principales figuras de la naciente Gaceta Ilustrada. Solo faltaba que llegara el gran amor de su vida. Y quiso Dios que fuera el cordial Cupido quien le presentara a Rosario, modelo de pintores, mujer excepcional, y con un apellido en su sangre de los que no se olvidan, Amaya, como su prima Carmen, la gran Carmen Amaya, la mejor bailaora de todos los tiempos, se cuenta. Jacques Leonard volvió a sus raíces, a sus más profundas raíces gitanas, era el Payo Chac, y vivía en las barracas de Montjuich con su gente. Docenas y docenas de fotografías ilustraron su vuelta al mundo calé.

Jesús Ulled ha reconstruido esta historia que llegó hasta él a través de los hijos del propio Leonard, empeñados en rescatar la sin par figura de su padre. Y lo ha hecho con soltura, con amenidad, con ternura, posiblemente hasta sorprendido de ver que un libro de recuerdos de alguien para él desconocido se convertía por sí solo en una novela, sin que el tal Jacques Leonard lo buscara. Libro delicioso, memoria de la vida de una buena persona, de alguien nunca olvidó de dónde venía y que acabó encontrado el final de ese camino. Libro encantador, de un alguien mitad payo, mitad gitano, pero un hombre verdadero.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s